En una parada de bus.

Una parada de bus, uno de los lugares menos agradables y más si son en San José, llegamos a ellas casi siempre con mucha prisa, y para la buena suerte el bus llega tarde, empezamos a pensar en qué vamos a decir por nuestra tardía, tal vez hay un examen programado y el tiempo empieza a correr, a reducirse; sumisos en nuestros pensamientos no nos damos cuenta de nada a nuestro alrededor.

Una parada de bus es uno de los lugares en los que nunca pensé llegar a ver algo que me inspirara a escribir, algo que me llamara la atención, normalmente esperar es como una tortura y especialmente en la noche, pero un jueves a las siete de la noche mientras esperaba un bus en un lugar no muy agradable de San José, algo, o más bien alguien cautivó mi atención.

En la larga fila en la que me encontraba, habían varias personas molestas por la tardía del transporte público, un predicador que después de cada oración decía ” amén” y luego una señora vendiendo popis, en su rostro se veía el cansancio, la preocupación; me imaginé que al llegar a su casa, tal vez ni siquiera iba a descansar, o tal vez como en muchos casos, alguien la obligaba a llevar algo de dinero o si no la agredía. Llevaba unas sandalias con medias, y sus medias estaban mojadas por los fuertes aguaceros, un bordón que no era para nada a su medida; la señora lo estaba intentando, tal vez había tenido días mejores; las personas la miraban con desprecio, ¿por qué? me pregunté, por qué mirar a alguien que sólo está tratando de ganar algo de dinero, sea cual sea su situación, no se puede juzgar alguien de primera entrada. Era bastante mayor, y no es secreto para nadie que, después de cierta edad, el mercado laboral decide ya no ocupar a los más ancianos y experimentados. El predicador la saludó y le preguntó cómo iba todo, ella dijo ” todo bien, estamos bien”, y eso fue lo que más me llamó la atención, a pesar de que en su cara se reflejaba el cansancio, y el mal día que tal vez experimentó, su voz reflejaba totalmente lo contrario. Luego de escuchar aquello empecé a observar a las personas de la fila y los costados en los que me encontraba, tal vez regresando de sus trabajos, yendo hacia sus casas, y se les veía y escuchaba desgraciados, con caras largas, sólo quejas; y volví a ver a aquella señora, ella había dicho que estaba bien, luchando en las calles, y su voz expresaba ánimo, mientras que los demás que no tenían que luchar contra la adversidad, la rudeza y el  frío de las calles, se sentían desdichados. Eso es lo que pasa, y nos pasa todos, pensamos que nuestros problemas, problemas a veces tan insignificantes de los cuales hacemos un mundo, son de vida o muerte. O tal vez tenemos problemas más graves, pero siempre tenemos al menos un techo bajo el cual refugiarnos, somos malagradecidos de nacimiento. Aquella noche en esa parada me hizo profundizar que en el día a día, ignoramos a todas esas personas que sólo están esperando que alguien se detenga y los ayude, invisibilizamos al necesitado, es obviamente resultado de la inseguridad ciudadana, tenemos miedo de ser asaltados, o juzgamos diciendo que a  los mendigos  si se les da una moneda se les acostumbra y toda la vida seguirán siendo mendigos, pero y si no tienen otra salida? Si no se ayuda al mendigo que pide unos colones en las calles, por qué no, ayudar de otra manera, por ejemplo, donando aquella ropa que ya no usemos y esté en buen estado, regalando víveres a alguna familia pobre en extrema pobreza que conozcamos, no es necesario ser rico para practicar la caridad.

Mis papás siempre me dijeron ” manos que dan nunca estarán vacías” palabras que se quedarán conmigo por siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s